7 claves a prueba de balas para mantenerte vegana (¡y sana!)

Tannia Falconer
7 min readMar 9, 2022
Photo by Gemma Evans at Unsplash

¿Te está resultando difícil mantenerte firme en el veganismo?

¿Tienes miedo de fallarles? Sí, a los animales.

Son la razón por la que sigues el camino vegano ¿o no?

¿Sientes que mantenerte vegana es lo mínimo que puedes hacer para evitar que el sufrimiento animal ocurra a cada segundo en los mataderos de todo el mundo?

¿Cómo evitar las trampas de este mundo no vegano?

Quizás sientas agobio y quieras superar esta situación.

Conozco esos sentimientos. Me tomó 23 largos años pasar de lacto-vegetariana a vegana. Y después de casi diez años, no tengo una sola razón para dejar de serlo.

Si te identificas con este sentir, no sólo puedo ayudarte a hacerte vegana o vegano, sino también a mantenerte sana y disfrutar cada día de tu vida en este camino.

Aquí tienes mis 7 claves para que no dudes ni un momento de haber tomado esta decisión:

1. Aférrate a tu por qué

Siempre recuerda cuál es tu principal razón para ser vegana o vegano.

¿Por qué o para qué tomaste esta decisión en primer lugar? Esta será tu ancla en medio del turbulento océano no-vegano.

Si conoces los principios del veganismo, sabrás exactamente qué te impulsó a transformar tu forma de pensar, y por tanto, tu relación contigo mismo y con los animales no humanos.

Sabes que el veganismo no es una tendencia ni una dieta. Es una filosofía de vida, un profundo cuestionamiento de aquellas conductas que dañan a otros seres sintientes, a nosotros mismos y al planeta.

Resulta que al volverte vegano también contribuyes a detener la principal causa de varios de los mayores problemas globales: la emisión de gases de efecto invernadero, la deforestación global, la pérdida de biodiversidad y suelos, la contaminación del agua y el suelo, las zonas muertas de los océanos, entre otros problemas urgentes ambientales.

¿Sabes cuál es esa causa?

La agricultura animal (industria agropecuaria).

2. Revisa tu salud

Un chequeo médico periódico es clave para mantenerse en este camino.

No, el veganismo no es una dieta. Aunque, si estás leyendo esto, es probable que tengas al menos tres oportunidades al día para decidir qué comer, por qué y cómo hacerlo.

Te preocupas por los animales y probablemente también quieras cuidar tu propia salud. Porque ser vegana o vegano no significa ser sano. Y aprender lo mínimo básico sobre nutrición es esencial para tener éxito en este poderoso cambio de paradigma.

Utilizar alimentos integrales a base de plantas es la mejor manera de prevenir y revertir las enfermedades crónicas degenerativas (por ejemplo, enfermedades cardíacas, diabetes tipo 2, obesidad, cáncer, etc.) que están directamente relacionadas con las dietas de origen animal y también con el consumo de alimentos altamente procesados.

Por esto y para evitar contratiempos que te lleven a “desvenganizarte”, revisa tu salud periódicamente y sé consciente de lo que comes...

Así como el resto de personas, veganas o no, también deberían hacerlo.

3. Veganiza las comidas que más te gustan

Puedes disfrutar de cada comida que te guste en su versión vegana (y saludable).

Se necesitará algo de creatividad y tiempo, pero vale la pena.

Haz una lista de todos los alimentos no-veganos que le gustan. Pronto te darás cuenta de que hay una receta a base de plantas para cada uno de ellos. Y también existen versiones saludables.

Los alimentos procesados veganos son excelentes para hacer la transición o como alternativas para antojos ocasionales. Son mucho mejores para ti y para los animales, porque están libres de las toxinas de su sufrimiento.

Sin embargo, recuerda que es preferible optar por alimento real, de aquel que no requiere etiquetas nutricionales ni envases desechables.

4. Aprende de los expertos

Lee, estudia, investiga, aprende. Mucho. Créeme, es necesario.

Cada vez es más fácil hacerse vegana. Sin embargo, es vital que te informes. Existe una gran cantidad de evidencia científica independiente de los intereses corporativos que demuestra los beneficios de una alimentación balanceada a base de plantas para prevenir y revertir enfermedades crónicas y restaurar el mayor daño animal y ambiental jamás visto en la historia.

Cada vez es más fácil conseguir ropa, zapatos y productos veganos de marcas que no experimentan con animales ni usan sus cuerpos o pieles.

Hay miles de libros, artículos, cursos, documentales, videos, sitios web y blogs para encontrar la información más reciente sobre veganismo, así como infinitas recetas veganas deliciosas y nutritivas. Retoma tu poder a través de la investigación.

Y de nuevo, cuestiona todo y verifica las fuentes de las que tomas la información.

5. Disfruta preparando tus comidas

¿Cómo podrías no disfrutar? Si hay infinidad de colores, formas y aromas deliciosos y frescos que vienen directo de la tierra. En las comidas veganas saludables hay mucha vida y mucho amor. No hay sangre ni partes malolientes o putrefactas de animales muertos involucradas en la preparación de los alimentos que son verdaderamente nutritivos para el cuerpo, la mente y el espíritu.

La parte más importante de hacerse vegano está relacionada con la comida. La otra parte son las relaciones, la información, las decisiones de vestido y la obtención de productos veganos.

Si aprendes a preparar tus propias comidas y refuerzas este aprendizaje con el disfrute, asumirás más fácilmente la responsabilidad y el control de tu propia salud.

Aprende a cocinar y pasa más tiempo en la cocina.

Elegir qué, por qué y cómo comer es empoderante. Decidir comprar verdaderos alimentos de las pequeñas organizaciones y empresas campesinas locales, en lugar de comprar productos altamente procesados de las industrias que lucran con la vida (humana y no humana) es un proceso de auto consciencia muy potente. Y a la vez, tomar la decisión de aprender a alimentarse una misma es un proceso emancipador.

6. Conócete y evita conflictos

Profundiza en tu propia mente para conocer tus emociones, tus reacciones y lo que las detona.

Este es un consejo poco común, seguramente no lo encontrarás en otros libros o blogs.

Hay muchas iniciativas que se dedican a enseñar los conceptos básicos para volverse vegano, recetas e información nutricional. También encontrarás en ellas consejos básicos para lidiar con esta decisión en el mundo real.

Sin embargo, considero que es necesario llevar paralelamente un proceso de autoconocimiento, de manejo de emociones y de estrés para lograr paz mental, pues la rabia y el dolor que sentimos por el daño que le hemos hecho y seguimos haciendo a los animales es muy fuerte, y a veces nuestra emocionalidad suele reventar en las caras de quienes tenemos cerca.

Lógicamente esto va generando conflictos, polaridades y rivalidades que no contribuyen en absoluto a crear el mundo compasivo que queremos ver.

¿Cómo lidiar con las personas a tu alrededor que no son veganas y que querrán convencerte de que no tomes esa vía?

Para esto es preciso volver al punto 1 y recordar tu por qué, tu razón principal.

También es importante que identifiques esos detonadores que te llevan a tener conflictos en tus relaciones. Se trata de procesos profundos y a veces largos que pueden ser muy enriquecedores en todas las áreas de tu vida.

Imagina poder reconocer y manejar tus emociones para evitar conflictos con quienes no comparten tus principios y valores.

Encontrarás a muchos odiadores en tu camino: personas que eligen sentirse ofendidas, amenazadas o confrontadas por la filosofía vegana, que eligen criticar y quejarse de lo que les es ajeno.

Este consejo quizá tampoco lo encontrarás por ahí: no les pongas atención. No entres en debates inertes. No desgastes tu energía. Créeme, no vale la pena. No estás aquí para convencer a nadie, porque ni puedes, ni te corresponde.

Lo que sí está en tus manos es compartir lo que sabes, tu propia experiencia. Si te hacen preguntas, responde con argumentos sólidos y si cabe, con evidencia científica.

Empatiza con estas personas en la medida de lo posible, porque lo más seguro es que tú no hayas nacido vegano, así que estuviste en su posición en algún momento.

Si trabajas en tu autoconocimiento para calmar tu mente, encontrarás que es mejor tener paz que tener razón.

7. Crea un espacio seguro para mantenerte en tu centro

¿Qué es un espacio seguro? Un sitio y tiempo para estar contigo aunque sea con gente alrededor, sin embargo, es preferible si puedes aislarte por unos momentos. En silencio o con algún tipo de música, lo que prefieras para estar en completa tranquilidad.

Conviértelo en un hábito diario. Te recomiendo hacerlo a primera hora por la mañana o antes de ir a dormir.

¿Por qué es importante? Para encontrar aquello que te aporta calma, armonía, paz y tranquilidad, para liberarte de los pensamientos que te generan estrés y ansiedad. Esto te ayudará a identificar lo esencial en medio del ruido mental.

Encontrarás muchos beneficios en un espacio y tiempo tranquilos para ti: respirar, aquietar la mente, observar tus sentimientos, observar las sensaciones en tu cuerpo, reconocerte.

Esto te ayudará a identificar las voces en tu mente que piden diferentes placeres sensoriales (tal vez pseudoalimentos o comida poco saludable) y fortalecer tu capacidad de ignorarlos la mayor parte de las veces.

Este espacio seguro te hará sentir agradecimiento por tener la sensibilidad y el coraje de volverte vegana o vegano y dejar de contribuir al sufrimiento de los demás.

La alimentación basada en plantas también te aportará mayor claridad mental, más energía y ligereza que a su vez apoyará este estado de paz.

Entonces, ¿te queda alguna razón para no hacerte o mantenerte vegano?

¿Consideras que las razones aquí expuestas son lo suficientemente convincentes?

Tienes el poder de decidir. Evita los consejos de odiadores y detractores, escúchate en tu propio espacio seguro y tranquilo, donde puedes crear el mundo vegano que quieres ver.

Imagínate retomando el poder de elegir y preparando tus alimentos, contribuyendo a crear un mundo más pacífico, libre de sufrimiento humano y no humano.

Imagínate comiendo sólo a base de plantas, sintiéndote libre de culpa, llena de energía, con claridad mental, mejor salud y rendimiento general.

Imagínate con la certeza de que mantenerte vegano es la transformación más poderosa que puedes experimentar para y por los animales, para y por el planeta, para y por ti.

Y por último, recuerda que aquello que daña a otros, también te daña a ti.

--

--

Tannia Falconer

Life lover ❤ Vegan for life. Meditator. Vegan and whole foods plant based life mentor. I practice Ahimsā, the principle of nonviolence the most I can.